¿Cómo impedir los malos olores del fregadero?

En inmuebles de cualquier tipo, también en instalaciones de nueva construcción, pueden ocurrir incidencias en las redes de agua... sin embargo, hay ocasiones en que pueden ser resueltas por los mismos usuarios, sin tener que recurrir a acciones de profesionales. Muchos inquilinos se preguntan cómo impedir los malos olores del fregadero, uno de los problemas más frecuentes con que se encuentran. A veces los hedores se producen porque no se guardan las debidas precauciones, como es no verter residuos por el sumidero del fregadero. En especial, es peligroso verter restos de comida y de aceites, pues las sustancias oleosas pegarán cada resto que se deslice cañerías abajo.

Uno de los métodos para evitar que el mal olor se adueñe del fregadero, es dejar posos de café en el sumidero de la instalación. Los posos de café actúan de sustancia limpiadora, acabando en parte con las costras que se adhieren al interior de las cañerías. Si al abrir el agua, los posos caen hacia el interior, el usuario estará evitando el mal olor de las tuberías, pero no lo hará desaparecer si ya está presente y se produce por cúmulos densos de restos orgánicos, pegoteados a restos inorgánicos.

Puede intentarse otro método para acabar con el mal olor de la fregadera, y de otras instalaciones, como lavabos o bañeras. El método se lleva a cabo mediante los siguientes ingredientes:

  • Levadura química.
  • Agua salada y caliente.
  • Vinagre.

Lo primero que hay que hacer es echar medio vaso de levadura química por el sumidero. Hay que procurar que este esté completamente seco, pues de lo contrario, la levadura se apelmazaría. Tras echar el medio vaso de levadura, se echa otra medida similar de vinagre. La reacción que se provoca mezclando ambos productos, reblandecerá las costras pegadas en las cañerías, haciendo que el agua caliente con sal (que se echará 20 minutos después) acabe por desatascar y limpiar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE