Cómo desatascar con vinagre y bicarbonato

Entre los métodos de desatascos caseros más efectivos, se encuentran los que se realizan con bicarbonato y vinagre. Se trata de un procedimiento no invasivo a través del cual se consiguen resultados en muy poco tiempo, un procedimiento que solo resulta válido si la instalación está afectada levemente, con un atasco de no demasiada entidad.

En este post explicaremos cómo desatascar con vinagre y bicarbonato... desatascos que pueden darse en cualquier instalación que se vea libre de agua. Los fregaderos, lavabos o pilas que quieran desatascarse con esta técnica, habrán de vaciarse de agua en el caso de que mantengan un nivel estable. Una vez el sumidero está accesible, los usuarios echarán por él medio vaso de bicarbonato, para luego echar medio vaso de vinagre. Entonces se propiciará una efervescencia que actuará contra el engrosamiento que produce el atasco.

Tras esperar a que la combinación haga su efecto durante unos 20 minutos, se procederá a echar varios litros de agua hirviendo acompañada de sal, producto que arrastrará los restos del compuesto y de la suciedad que quede pegada. En el caso de que no sirva el método, puede significar que la obstrucción es demasiado compleja como para que sea enfrentada con medios caseros.

Los usuarios siempre pueden contar con equipos especializados, que realizan los desatascos sin deteriorar las instalaciones, aunque se trate de complicadas acumulaciones de restos orgánicos o inorgánicos. También los operarios manejan camión cuba por si hay que deshacerse de acumulación de agua por inundación.

En estos casos, tienen que intervenir los camiones cuba y sus bombas extractoras, de modo que se absorba toda el agua acumulada, también restos sólidos. Los operarios asimismo poseen agua a presión que no solo sirve para desatascar tuberías, sino también para realizar limpiezas tras las inundaciones. Con el agua a presión se desincrusta el barro y la suciedad tras el paso del agua descontrolada.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE